China nada de bueno aporta al mundo

0
71

No sólo por dejar el legado que costó la vida a millones de personas con el Covid-19, la República Popular China ahora busca estafar a muchos países y a cubrir con medias verdades su ineficacia total ante la desesperación mundial por la enfermedad que inició en su territorio. La falta de calidad incluso golpea al Paraguay con divisiones y aprovechamiento político de situaciones que bien podría haber sido evitado si se cumplían los pedidos específicos que se hicieron desde nuestro país.

La calidad de productos de seguridad provenientes de China es rechazado en el mundo.

La misma suerte que Paraguay corren diferentes naciones como España, Países Bajos, Bélgica, Reino Unido, Alemania, República Checa, Canadá y la lista sigue con las estafas y pedidos fraudulentos de mascarillas, tests y otros materiales se sucedieron durante semanas.

Esto también trajo la inestabilidad en sus propios territorios, misma situación ocurrida aquí mismo, con supuestos destapes de corrupción, alimento balanceado de un monstruo que la propia prensa da de comer en medio de tantas necesidades. Una cosa es tratar de controlar los recursos pero cuando los intereses pre pandémicos se mantienen, esto ya no ayuda en nada a los esfuerzos y el único que sale ganando es el Covid-19.

Todo nace por la irresponsabilidad de un país quien se presenta como la alternativa confiable por salir adelante con sus propios productos de la amenaza iniciada en el gran país asiático, propone al mundo una ayuda económica para hacer frente a el Sars Cov 2 y termina vendiendo productos fuera de los estándares mínimos. Nunca mejor dicha la frase: “Cuento chino”.

El fenómeno ha irritado a varios países occidentales, que consideran intolerable que Pekín permita este caos ante la mayor emergencia del siglo. Pero además, ha puesto en primera plana el lado oscuro de la dependencia crítica que tenemos hacia la industria china y lo poco que la conocemos en cuanto a calidad.

Navegando en medio del caos, políticos del mundo, incluidos de Paraguay, entendieron que para conseguir más material había que alejarse de los cauces habituales y echarse al monte. El mercado chino, repleto de amateurs y timadores, se volvió loco y feroz.

Precios que se disparan en horas, pedidos que no se corresponden con las órdenes de compra, cancelación de suministros por contraofertas de último minuto, tentadores suministros de intermediarios desconocidos, fabricantes que imponen condiciones abusivas, fueron las constantes y todavía ahora, en este mismo minuto las tenemos.

Ante el olor del negocio fácil, muchos empresarios con base en China han decidido tratar de subirse a la ola para saciar la voraz demanda global sin pensarlo dos veces. A las dificultades que siempre ha tenido el ‘sourcing’ desde China, se añade esta demanda desatada que ha convertido esto en la jungla de hacer dinero porque sin duda para ellos, es el momento de hacer dinero.

Como pan caliente, mascarillas de todo tipo sin calidad se ofrecen en mercados chinos superando a su propia tradicional producción.

El negociado de las mascarillas en el país oriental ya supera al de los Smartphone, electrónica, calzados y vestidos que hasta hace poco dominaban.  38.000 nuevas compañías se han registrado en este primer tercio de 2020 en China para fabricar o comercializar mascarillas, frente a las 8.594 del año anterior, según parte de la cerrada información que facilitan y que sin pensar dos veces puede estar plagada de mentiras, atendiendo a la poca y fiable información oficial que se tiene en ese país.

Debido a la pandemia, China es uno de los pocos países que mantiene abierto su comercio, pese a tener otras alternativas como Taiwán, Corea del Sur, Singapur, Vietnam y Tailandia, aunque los citados mantienen restringidas las exportaciones de equipos de protección, con mayor calidad.

Es ahí donde nace la lotería que lastimosamente en Paraguay arrastró también los problemas con la provisión de equipos de seguridad y donde políticamente buscan la desestabilización del Gobierno, en vez de juntar fuerzas para encontrar juntos las soluciones necesarias para estas fechas que esperemos pronto termine.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here